Añeñe Pues: Escoge tu Muerte, 8 Tipos de Agonías

Publicado: 27 noviembre 2007 de Mechas en Añeñe Pues, Interesante, Social y Vida Cotidiana, Wachar para Creer

 

 

Pues aqui ando de regreso despues de un pinche fin de semana de pisto que no mamen, parecía rally la chingadera ir a pistear de aqui alla pero en fin…ya estoy de vuelta recuperado para seguirle la chinga.

Resulta que hace unos días me chute la revista de Quo del mes de Noviembre, en ella viene un artículo muy interesante de los muchos que traen el cual trata sobre los tipos de agonía y sus supuestos síntomas ¿Yo cual escogería? pues la verdad no se lo único que podria decirles es que no me gustaría morir solo y que fuera acompañado por mis seres más queridos…sin más preámbulos pasemos a los tipos de agonía.

 

Decapitado.

¿Guillotina o hacha? Da igual, porque si nos cortan la mazeta, nada nos librará de un instante de dolor extremo. La cuchilla cercena los huesos y eso, según explicó el forense Harold Hillman en New Scientist. “Tiene que causar un gran dolor” pero breve, ya que dos segundos después caeremos inconscientes por la hemorragia, aunque el cerebro conserve sangre y oxígeno para sobrevivir 15 segundos. Si una cabeza cortada mueve los ojos, es por los espasmos involuntarios, aclara Hillman.

Sediento.

Ya que el exceso de alcohol causa una ligera des-hidratación, podemos imaginar que morir de sed provoca un dolor de cabeza cien veces superior al de la peor pinche cruda. Porque, debido a la falta de agua, el cuerpo se nutre del líquido cefalorraquídeo del cerebro, y, por tanto, lo seca. Además, tras dos días sin beber, dejamos de orinar y los riñones se hinchan como un globo, lo que causa un dolor similar a una puñalada; los ojos se secan y endurecen como si fueran de cristal. La agonía dura de tres a siete días.

Quemado.

¿Qué hacer si el fuego nos rodea? Esperar un milagro, porque, en segundos, las llamas prenderán nuestros cabellos y consumirán, en este orden, manos, hombros, pecho y rostro; aunque no veremos nada ya que los glóbulos oculares estallarán al contacto con el fuego. Se estima que el dolor es mil veces superior al que se siente al poner la mano sobre una sartén al rojo, y dura 10 minutos, los que tardan en achicharrarse los nervios, aunque, probablemente, moriremos antes por las heridas.

Ahogado.

Aunque muramos en el mar, puede que nuestros pulmones sigan estando secos. ¿Por qué puede pasar esto? Gracias a la laringe, cuyos espasmos impiden el paso del agua al aparato respiratorio, esto como un reflejo natural de nuestro cuerpo. Pero en una situación extrema ni esto nos salvará… El agua anegará el estómago, y la falta de oxígeno hará que nuestro rostro primero se ponga de color morado y que el cerebro sufra un coma mortal en sólo escasos minutos.

Congelado.

El peligro para las víctimas de muerte por hipotermia comienza cuando la temperatura corporal baja a 35° C. Tras los escalofríos iníciales, las manos se entumecen, señal de que nos quedan 90 minutos de vida. Los vasos sanguíneos se hielan, lo que impide la circulación: en una hora, las extremidades estarán congeladas y el dolor será atroz. Antes de caer inconscientes por falta de irrigación al cerebro, algunos se desnudan. ¿Por qué? Las alucinaciones pueden ser la causa.

Asfixiado.

Un hueso de pollo atascado en las vías respiratorias, o bien las manos de un estrangulador alrededor de nuestro cuello, provocan la hipoxia, que es la falta del suministro necesario de oxígeno a los tejidos y al cerebro. Las células sanguíneas, que empiezan irremediablemente a desoxigenarse, pierden su color rojizo y adquieren un tono morado que se refleja en la piel. La víctima perderá la conciencia en pocos minutos, y la muerte le vendrá de un paro cardiaco.

Gaseado.

El monóxido de carbono provoca una muerte rápida e indolora; por eso lo llaman el asesino silencioso. En caso de intoxicación, el C02 sustituye al oxígeno en el organismo, ya que su afinidad para mezclarse con la sangre es 250 veces superior. La víctima sólo nota un dolor de cabeza seguido de náuseas. Lo más probable es que se quede dormida antes de morir, pero si intenta huir, no podrá moverse. Los músculos están agarrotados por el gas, y el desdichado sólo puede reptar unos metros.

Desangrado.

Tenemos cinco litros de sangre en el cuerpo; perderla toda puede llevar desde unos minutos hasta horas, según la herida. Al sabio romano Petronio, que se suicidó cortándose las venas durante un banquete, le dio tiempo a hablar de filosofía. ¿Pero sufrió? En absoluto. Podemos perder hasta 15% de la sangre sin sentir más que un mareo. Pero, conforme aumenta la hemorragia, sufriremos una grave hipotermia, hasta que, tras perder 2.5 litros de sangre, entremos en coma.
Créditos: Revista Quo México, N° 121, Noviembre del 2007

comentarios
  1. diego dice:

    si tuviera que elegir me quedaria sin duda con la muerte por efecto del gas(gaseado).tengo una duda ¿que se siente al morir por la explosión de una bomba?

  2. diego dice:

    si tuviera que escoger entre los tipos de muerte que hay ahí elegiria sin duda la muerte por efecto del gas(gaseado).una duda ¿que se siente al morir por la explosión de una bomba? ¿y de un disparo en la cabeza?

  3. pierina dice:

    hola,, tengo una duda,, si alguien muriera “gaseado”,, cuanto tiempo tendria q estar expuesto al gas para conseguir la muerte??

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s